¿Tienes alguna duda?

¿Por qué vivir en Orihuela Costa y en Torrevieja?

En estos momentos en los que hemos ralentizado nuestra actividad diaria y tenemos más tiempo para pensar, me he dado cuenta de una realidad que, por darla por supuesta, hacía tiempo que no valoraba en su justa medida. Os pongo en situación. Ayer estaba en mi terraza tomando la primera taza de té de la mañana, el día estaba gris, amenazando lluvia, y por supuesto, sin nadie por las calles, ni en la playa, ni en el parque… todo el mundo encerrado en sus viviendas intentando evitar que se propague el virus. Y empecé a encadenar pensamientos, qué tranquilo se ve esto, qué distinto de un domingo normal, cuánta gente habría normalmente paseando, tomando el solecito, disfrutando del aire puro del mar, qué suerte tenemos normalmente, cómo echo de menos las pequeñas cositas que hago de diario…. y entonces junto con la sensación de pérdida por todo eso, me descubrí pensando en lo feliz que iba a ser cuando todo esto termine y volvamos a nuestra aburrida cotidianidad. Las cosas que tenemos para hacer y muchas veces lo dejamos por pereza o falta de tiempo: estar al aire libre, disfrutar de nuestro clima estupendo, del sol, de la cantidad de espacios naturales, de las playas, de nuestra gastronomía (clicar), de la atención de quienes trabajan de cara al público, de todo aquello por lo que tantos y tantos se enamoran de nuestra zona y deciden venir a vivir con nosotros.   Y llegué a la conclusión de que tenemos una gran suerte de poder disfrutar de todo ello a diario, y a partir de ahora, cuando lo recuperemos, vamos a apreciarlo todavía más.     Pronto estaremos de vuelta y como siempre, a vuestra disposición (clicar).     Manuel Grau