¿Tienes alguna duda?

10 Ideas para aprovechar el espacio si vives en una casa pequeña

Al igual que ocurre con las revistas de moda, donde disfrutamos con diseños de alta costura, bolsos, zapatos y modelitos de grandes firmas no aptos para todos los bolsillos, a todos nos gusta ver casas maravillosas y espectaculares donde la escasez de metros no es un problema. Pero la realidad es otra: ni firmas de alta gama ni casoplones: somos much@s los que vivimos en casas pequeñas, espacios donde hay que descubrir rincones ocultos, ingeniárselas para ganar metros útiles o aprovechar al máximo el espacio disponible. Inspírate en estas 10 soluciones que harán que tu casa parezca más grande y te ayudarán a ganar zonas de almacenaje.

 

1. Integrar ambientes en un solo espacio

Ten en cuenta que un piso con muchos tabiques siempre parece más pequeño de lo que es. No tengas miedo a renunciar a recibidores o pasillos para conseguir espacios más amplios en el salón o la cocina. Los escasos metros con los que contamos para decorar nuestras casas, han provocado que, en muchas ocasiones, el salón y la cocina compartan el mismo espacio.

 

2. Crear zonas de almacenaje con muebles a medida

Los muebles a medida son, sin duda, los que mejor se ajustan tanto a nuestras necesidades como a los metros disponibles y peculiaridades arquitectónicas de la vivienda (columnas, techos abuhardillados, retranqueos de la pared, etc.). Cuando se trata de decorar habitaciones pequeñas, lo ideal es concentrar el espacio de almacenaje en una sola pared y así dejar el resto de la estancia despejada.

 

3. Aprovechar los rincones en pisos pequeños

No des un espacio por perdido: muchas veces se quedan pequeños espacios muertos a los lados del sofá, un lugar perfecto para situar una zona de trabajo.

 

4. Realizar un pequeño altillo

Cuando la altura de los techos lo permiten, una solución para ganar metros útiles es construir un altillo donde ubicar el dormitorio. 

 

5. Cerrar la terraza

Siempre puedes ganar metros cerrando un balcón o terraza que no utilices para integrarla al interior de la vivienda, y así ampliar la estancia colindante, ya sea el salón, un dormitorio o la cocina. Este salón se amplió gracias a la incorporación de parte de la terraza, manteniendo el resto aislado del estar con un murete a media altura y un decorativo acristalamiento de cuadrícula.

 

6. Planificar la mejor distribución

En cocinas pequeñas o estrechas, una buena distribución de los muebles es fundamental para optimizar el espacio disponible, ganar espacio y comodidad. ¡Cada centímetro cuenta! Las cocinas en L son las más comunes, ya que en esta distribución es fácil colocar una mesa y sillas y lograr un espacio en el que comer familiarmente a diario. Es ideal para cocinas de cualquier tamaño, ya sean grandes, medianas o pequeñas. La distribución lineal es la más sencilla de todas, perfecta para cocinas alargadas y estrechas: toda la línea de trabajo se centra en una sola pared.

 

7. Aprovechar un espacio abuhardillado

Las zonas abuhardilladas resultan difíciles de aprovechar debido a la falta de luz y al lógico desnivel que presentan sus techos. ¡No te desanimes! Si vas a emprender una reforma, aprovecha para sacarle partido. ¿Por qué no crear un vestidor? Es cierto que los muebles a medida son la mejor opción para rentabilizar cualquier espacio, pero no siempre es necesario recurrir a este tipo de piezas. En este espacio, la inclinación del techo se salvó con baldas de distintas longitudes a diferentes alturas.

 

8. Instalar puertas correderas

Colócalas entre estancias que necesitan estar conectadas o en zonas de pocos metros. Las puertas correderas empotradas en el tabique son más prácticas que las vistas, aunque más caras: la hoja se desliza por dentro del tabique y deja la pared libre para colocar muebles.

 

9. En habitaciones infantiles, optar por camas-nido

Si tienes niños y quieres aprovechar el espacio puedes optar por camas altas, plegables o literas. Si no te gustan demasiado las alturas, por una cama nido. Con ella conseguirás una segunda cama que sólo aparecerá a la hora de dormir. En un abrir y cerrar de ojos la sacarás de debajo de la cama principal y ya la tendrás lista. Y para recogerla, la misma operación pero a la inversa

 

10. Evitar el desorden

La falta de espacio da lugar a problemas de organización y orden por la dificultad de encajar todos los muebles y complementos necesarios. El desorden no solo provoca estrés, sino que, además, crea espacios recargados y agobiantes. Y nosotr@s queremos todo lo contrario. En los baños pequeños, la encimera del lavabo resulta insuficiente para albergar todo lo que utilizamos a diario y la tarea de mantenerlo todo en orden se complica aún más: los accesorios de limpieza e higiene personal repartidos por distintos puntos del baño causan una imagen congestionada y confusa. Recurre a repisas, cajas y cestos para mantenerte ordenado y procurar tener sólo aquellas cosas que usas a diario.

  • Inmo Playa Flamenca
  • 05-07-2021
  • 0
  • Sin etiquetas

Compartir

Déjanos tu opinión

Marque esta casilla si desea continuar.